La comunicación no verbal en las entrevistas

Cuando empiezas a prepararte para la entrevista de trabajo seguro que en lo primero que piensas es en actualizar tu CV, prepararte las preguntas más frecuentes en las entrevistas, pensar en qué vas a ponerte… Una de las cosas de las que no nos solemos preocupar es por la comunicación no verbal en las entrevistas, y debemos hacerlo porque sin hablar también decimos mucho.

Es importante preparar esto si sueles gesticular mucho o tener tics repetidos, ya que en una situación en la que estás nervioso como es en la entrevista de trabajo, tiendes a repetir más estos gestos y esto puede causar mala impresión. Es importante tener en cuenta estos gestos «exagerados» que nos pueden aparecer en la entrevista para poder controlarlos.

Además, en las entrevistas de trabajo hablamos desde el primer segundo con el cuerpo por lo que siempre nos preguntamos cómo saludar al entrevistador, qué hacer con las manos, dónde colocar las manos o brazos… Esta comunicación no verbal puede sumarte puntos (o restártelos).

 

Algunos consejos:

  • Lo primero y que siempre hacemos es preparar nuestra imagen, la primera impresión que tendrán de nosotros. Cuidar nuestra higiene personal, no llevar demasiado maquillaje o demasiado perfume, no llevar ropa demasiado llamativa. Te recomendamos informarte sobre la empresa y sobre su perfil para adecuarte lo mejor posible a la imagen de la empresa.

 

  • Haz contacto visual con el entrevistador durante la entrevista. Si tratas de evitar la mirada no estarás dando una imagen de seguridad y transparencia. Si te resulta incómodo o te pone excesivamente nervioso mirar a los ojos, puedes mirar a la boca o la nariz.

 

  • Cómo saludar al entrevistador. Lo habitual es el apretón de manos, por lo que procura no tener las manos sudorosas antes de entrar a la entrevista y tampoco le aprietes demasiado la mano al entrevistador. Es el primer contacto que tendrás con él así que muestra confianza (no demasiada) y mírale a los ojos.

 

  • Postura corporal correcta. No estés encogido, eso da imagen de inseguridad y poco seria. Ten la espalda recta, mirada al frente y trata de no tener las manos encima de la mesa si vas a estar nervioso o jugando con los dedos, y mantén una distancia adecuada con el entrevistador para que ninguno de los dos se sienta incómodo.

 

  • La sonrisa en una entrevista de trabajo es importante. A todo el mundo le gusta ver una sonrisa, ayuda a calmar el ambiente, a que parezcas más simpático y receptivo. Trata de sonreír al entrar, al terminar la entrevista y no tengas un rostro demasiado serio durante ésta.

 

  • Evita los gestos de rechazo. Si estás nervioso no pongas las manos sobre la mesa, pero tampoco las tengas escondidas todo el tiempo, sobre todo al hablar, o metidas entre las piernas como gesto de inseguridad. Tampoco cruces los brazos porque puede transmitir rechazo. Gesticular con las manos no es nada malo, pero trata de que estos gestos no sean muy exagerados sino que vayan acorde con las palabras, esta comunicación no verbal acompañará y ayudará a comprender mejor tu comunicación verbal.