La mayoría de las empresas siguen un esquema de preguntas a la hora de realizar entrevistas. Por ello, hay algunas que siempre se realizan. Entre ellas la pregunta «¿cuáles son tus debilidades?» es de las más temidas entre los candidatos.

Generalmente resulta incómodo exponer tus debilidades a la empresa en la que te encantaría trabajar. Es importante saber el motivo por el que la formulan y no es mas que saber tu nivel de autoconocimiento. Les interesa saber si eres capaz de identificar áreas de mejora.

Vamos a darte algunos consejos para ayudarte a poder responder a la pregunta con seguridad y confianza.

En primer lugar, como bien dicen nuestros compañeros de Adecco blog, no debes negar que tienes debilidades. En esta parte de la entrevista tienes que demostrar que te conoces a ti mismo y que eres consciente de que hay áreas en las que puedes mejorar.  Por ello, te recomendamos que pienses en 3 debilidades antes de realizar la entrevista.

Para ello, realizar un DAFO puede serte de ayuda. Se trata de un análisis de tus Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. Es un análisis que se emplea en las empresas, pero es útil para hacer de forma personal.

En segundo lugar, una vez conoces tus debilidades, te recomendamos que no seas demasiado sincero. Procura exponer características tuyas que no puedan ser alarmantes para el entrevistador o que sean factores por los que no les interese contratarte.  Demuestra que son debilidades que puedes mejorar. Expón las características y luego los actos que están llevando a cabo para mejorar.

Sin embargo, no te alargues demasiado con los argumentos ni explicaciones. El objetivo de esta pregunta no es exponer toda tu persona, sino mostrar tu conocimiento sobre ti mismo. Para evitar esto no utilices las típicas respuestas como “soy demasiado perfeccionista”.

Además de decir lo que estás haciendo para mejorarlos, utiliza ejemplos. De esta forma, el entrevistador entenderá a la perfección a lo que te refieres y no habrá malentendidos.

Por último, no tengas miedo a la pregunta. Ser vulnerable puede resultar incómodo, pero es una característica que las empresas apreciarán tendrán en cuenta.

¿Te sientes preparado ahora para poder responder a la pregunta que todos tememos?

Son muchos los factores que afectan en un proceso de selección. Puedes echar un vistazo al artículo “errores en la carta de presentación” para poder acercarte más a tu puesto de trabajo más deseado. Confía en ti mismo y no pierdas la motivación.