El cambio de hora, ¿afecta en el trabajo?

Esta próxima madrugada del sábado 30 de marzo  al domingo 31, los relojes se adelantarán una hora. Esto se debe al cambio de hora ¿Qué significa esto? Que a las 2:00 de la mañana serán las 3:00. Eso quiere decir que dormiremos una hora menos este sábado, pero tendremos más tiempo para aprovechar la luz por las tardes.

Seguro que tu ánimo lo nota el primero día cuando tengas que despertarte habiendo descansado una hora menos de lo habitual. Nos podemos encontrar más cansados o irritables por la especie de ‘jet lag’ por la que pasa nuestro cuerpo con el cambio de rutina.  Aun que si nos fijamos en el lado positivo, ‘ganas’ una hora de luz al día, y cuando sales del trabajo todavía estás a tiempo de aprovechar los últimos rayos de sol.

 

Efectos en el trabajador

El cambio de hora no afecta sólo a nuestra vida cotidiana, también a nuestra jornada laboral. Aunque el objetivo de este cambio sea el ahorro de energía, en las empresas y lugares de trabajo no parece ocurrir lo mismo. Bien los beneficios de este cambio son poder aprovechar el día al salir de la oficina, ¿pero aprovechamos el tiempo cuando estamos dentro de ella?

El primer impacto del cambio horario de verano se da en la menor productividad de los trabajadores, sobre todo durante las primeras dos semanas. La falta de sueño o el cambio en la rutina de descanso y alimentación hacen que nuestra productividad se vea afectada.

 

Qué podemos hacer para que no nos afecte

Para que este cambio no tenga consecuencias negativas en nuestro puesto de trabajo, podemos tomar una serie de medidas que son las siguientes:

  1. No consumir bebidas con cafeína durante la primera semana
  2. Evitar situaciones de estrés. Teniendo en cuenta que durante los primeros días estaremos más irritables, podemos cambiar algunos hábitos que nos ayuden a gestionar la ansiedad. Hábitos como sustituir leer el teléfono móvil por leer un libro antes de acostarnos, o darnos una ducha al comienzo del día. Así te sentirás más descansado y relajado.
  3. Adelantar la hora de ir a dormir, para no tener fatiga al día siguiente.
  4. Acostarnos con el estómago lleno, pero no demasiado.

 

Y si estos consejos no te ayudan a conciliar mejor el sueño y sentirte relajado, recuerda que estamos en primavera, comienza el buen tiempo y las horas de luz adicional nos terminarán ayudando a tener un buen estado de ánimo.

Un empleado feliz y con buena actitud rinde un 65% más en el trabajo, así lo podéis leer en nuestro blog de Trabajos.com. Nuestro consejo: tener una buena actitud y encontrar un trabajo que os haga felices. Podéis ver todas nuestras ofertas aquí.